Asamblea General 2016 de la Unión Buddhista Europea

“¿Qué pasa cuando se toma una habitación vacía en Viena, Austria, y se llena con cuarenta buddhistas de diferentes países de Europa y de diferentes tradiciones, la mayoría de ellos líderes de sus propios templos, organizaciones o uniones nacionales?

Reunión Anual de la Unión Buddhista Europea 2016. Viena

Reunión Anual de la Unión Buddhista Europea 2016. Viena

Ésta ha sido la tercera ocasión en que acudía a la reunión anual de la Unión Buddhista Europea (EBU) y, como en años anteriores, el camino no fue siempre fácil. Como seres humanos que somos, la mayoría de nosotros, por desgracia, no hemos trascendido completamente nuestro ego, de modo que hubo algunas discusiones debidas a algo de desconfianza, a las luchas de poder y los intereses personales.

También hubo niveles crecientes de amor en la habitación a medida que transcurrían los cuatro días de reunión. Nos hemos escuchado unos a otros, y nos hemos reído mucho. Nos hemos inspirado enormemente con el trabajo por el Dhamma que todos estamos haciendo en nuestros respectivos países, y nos hemos unido en redes de trabajo (capellanía buddhista en las cárceles, la red arco iris a favor del colectivo LGTBI, y una de nueva creación por compasión hacia todos los animales) para apoyarnos mutuamente y fortalecer nuestra influencia.

La Unión Buddhista Europea da a los buddhistas una voz en toda Europa y en el resto del mundo, y hace una labor importante redactando declaraciones, celebrando conferencias y trabajando en el Consejo de Europa. Somos todos personas muy ocupadas, y todos ofrecemos nuestro tiempo y energía para llevar adelante este trabajo de manera voluntaria. Sin embargo, creo que la actividad más importante que hace la EBU es reunir a buddhistas que no se suelen reunir, de modo que, poco a poco, llegan a hacerse amigos. La amistad es el contenedor necesario para los desacuerdos que inevitablemente se producirán, y la amistad requiere trabajo, tiempo, compromiso y confianza. Estoy comprometida en continuar reuniéndome con este grupo de buddhistas y continuar viendo cómo florece la amistad.

Si usted está interesado en involucrarse directamente en el trabajo que hace la Unión Buddhista Europea, o en apoyar su trabajo con ayuda financiera (aún tenemos un presupuesto insuficiente), póngase en contacto con nosotros o directamente con la EBU. Gracias con las palmas de las manos juntas”.

 Texto de Satya Robin. Amida Trust. (En la fotografía, en primera fila, cuarto lugar por la derecha)